CARACAS, 21 ENERO.- El gobierno venezolano solicitó este jueves posponer por tres meses una audiencia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) relacionada con la disputa fronteriza con Guyana, sobre la que el alto tribunal de la ONU se declaró competente.

Venezuela, que rechaza la intervención de la CIJ para dar una solución definitiva al conflicto, reclama a su vecino soberanía sobre la extensa región del Esequibo, rica en minerales y bosques, y que abarca una zona marítima con recursos petroleros.

La audiencia, prevista de forma virtual, está convocada para el próximo lunes, pero el gobierno venezolano ha pedido “desde hace semanas” que sea postergada hasta abril y que sea presencial.

“Venezuela desea reiterar una vez más que considera que se trata de una convocatoria atropellada, que no proporciona al país el tiempo necesario para realizar las consideraciones y consultas que el Estado venezolano demanda, antes de asumir una posición en un tema de vital importancia”, señaló la cancillería en un comunicado.

La CIJ decidió el 18 de enero que tenía “jurisdicción” sobre el caso y presidirá un juicio que puede llevar años.

Venezuela insistió que dicha sentencia “no se ajusta a derecho” y ha apostado por una negociación directa.

Georgetown defiende un límite territorial establecido en 1899 mediante una corte de arbitraje en París, mientras que Caracas reivindica el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 con Reino Unido antes de la independencia guyanesa, que establecía bases para una solución negociada y anulaba el tratado anterior.

Venezuela ha denunciado actividad petrolera guyanesa en aguas en disputa, y la semana pasada tachó de “provocación” y “amenaza” unos ejercicios militares conjuntos realizados por Guyana y Estados Unidos.

El presidente Nicolás Maduro pidió hace dos semanas al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, “reanimar el diálogo” entre ambos países para llegar a una “solución verdaderamente negociada, amistosa y definitiva”.