MOSKU, 18 ENERO.0 El líder opositor ruso Alexei Navalni ha sido detenido este domingo por la Policía en el control de pasaportes del aeropuerto Sheremétievo de Moscú, al regresar al país tras recuperarse en Berlín de su envenenamiento. Menos de 24 horas después, un tribunal ruso ha dictado 30 días de prisión preventiva contra él.

“Alexei Navalni ha ingresado en prisión preventiva hasta el 15 de febrero de 2021”, ha indicado Vadím Kóbzev, su abogado, a través de Twitter.

La vista judicial se ha celebrado en las dependencias de la policía en las afueras de Moscú donde se encuentra desde que fue detenido anoche a su regreso de Alemania.

“Puedo decirles que estoy completamente feliz de haber regresado y que es mi mejor día en los últimos cinco meses”, dijo poco antes de ser detenido el líder opositor a la prensa.

El vuelo DP936, procedente de Berlín, trajo a Navalni de regreso a Moscú después de un tratamiento médico en Alemania tras su envenenamiento el 20 de agosto en Siberia con una sustancia tóxica militar, del que responsabiliza al presidente ruso, Vladímir Putin.

El Servicio Federal Penitenciario (SFP) de Rusia, que había emitido una orden de busca y captura contra el político opositor, ha confirmado su detención. El SFP acusa a Navalni de incumplir las condiciones de una pena de cárcel suspendida de 3,5 años dictada contra él en 2014 y ha pedido a la Justicia que ordene su ingreso en prisión. El opositor, ha señalado el SFP en un comunicado, “estará detenido hasta que resuelva la Justicia”.

Preguntado por un periodista que viajaba en el mismo aparato sobre si temía regresar a su país, Navalni respondía con un lacónico y mordaz ”¿por qué iba a tener miedo en Rusia?”.

Amplio despliegue policial

Mientras, varios colaboradores del líder opositor, entre ellos su hermano, Oleg, han sido detenidos en el aeropuerto moscovita de Vnúkovo, donde se esperaba que llegara el avión.

Además de Oleg Navalni, han sido detenidos Liubov Sóbol y Ruslán Shaveddínov, colaboradores del Fondo de Lucha contra la Corrupción, y otros dos activistas de la organización fundada por el líder opositor.

Las autoridades han desplegado un amplio dispositivo policial tanto en las instalaciones como en la afueras del aeropuerto, donde inicialmente estaba prevista la llegada del vuelo.

El cambio de aeropuerto de destino se ha producido a última hora “por causas técnicas” según la compañía aérea Pobeda, por lo que a las decenas de periodistas que esperaban a Navalni en Vnúkovo no les ha dado tiempo de llegar al otro aeropuerto.

“Las autoridades pueden hacer cualquier cosa para impedir el recibimiento de Navalni: desviar el avión a otro aeropuerto o cancelar el vuelo”, había advertido Liubov Sóbol.

Según la plataforma de defensa de derechos humanos OVD-Info ha habido 37 detenciones, entre los que había varios periodistas.

Condena mundial

La detención del opositor ha sido acogida con una ola de indignación por parte de gobiernos democráticos, entre ellos el español, y organizaciones en defensa de los derechos humanos. 

Desde Amnistía Internacional (AI) se exigió este domingo la liberación inmediata de este “preso de conciencia”.“Alexei Navalni ha sido privado de su libertad por su activismo político pacífico y por ejercer la libertad de expresión. Amnistía Internacional lo considera preso de conciencia y pide su liberación inmediata e incondicional”, señaló la ONG en un comunicado.

“La organización reitera su llamamiento a las autoridades rusas para que inicien una investigación penal sobre el envenenamiento de Navalni y garanticen que todos los responsables comparezcan ante la Justicia en un juicio justo”, indicó Amnistía Internacional.

Este llamamiento fue casi inmediato al de la Unión Europea quien a través del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, llamó a Moscú a su liberación inmediata. El líder del bloque regional también calificó la detención de “inaceptable”.

Quien también se ha sumado al reclamo ha sido el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que este lunes ha calificado de “lamentable” la detención de Navalni.

Sánchez se ha referido a la detención del opositor en su intervención inaugural en Madrid de la VI Conferencia de Embajadores españoles, en la que se fijan las prioridades de la política exterior de España para el presente año.

En su repaso a esos ejes, el jefe del Ejecutivo español ha aludido a la necesidad de una política común de la Unión Europea que refuerce su capacidad de acción en diversos ámbitos, entre ellos en la relación con la Rusia.

“No se trata tanto de hablar con Rusia, ya que se habla todo el tiempo con su Gobierno, sino de saber exactamente de qué se quiere hablar y para qué fin”, ha precisado Sánchez.