BEIJING, 23 Enero.- (AP) — Funcionarios canadienses mantuvieron una reunión online con el exdiplomático Michael Kovrig, retenido en China desde hace más de dos años en un caso relacionado con una ejecutiva del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, explicó el Ministerio de Exteriores de Canadá.

Un grupo de funcionarios, encabezado por el embajador Dominic Barton, recibió “acceso consular virtual in situ” a Kovrig el jueves, explicó el ministerio, señalando que no podía revelar más detalles.

Kovrig y el empresario Michael Spavor están retenidos desde el 10 de diciembre de 2018, unos días después del arresto en Canadá de la ejecutiva de Huawei Meng Wanzhou, quien además es la hija del fundador del gigante de equipos de telecomunicaciones chino.

“El gobierno canadiense sigue profundamente preocupado por la detención arbitraria por parte de las autoridades chinas de Michael Kovrig y Michael Spavor desde diciembre de 2018, y sigue pidiendo su inmediata liberación”, dijo el ministerio.

China afirma que la pareja está retenida por supuestamente poner en peligro la seguridad nacional, pero también ha establecido vínculos claros entre sus casos y el de Meng, que está luchando contra su deportación a Estados Unidos, donde enfrenta cargos por fraude.

Beijing sostiene que la detención de Meng, quien está bajo arresto domiciliario en una lujosa mansión de su propiedad en Vancouver, tiene motivaciones políticas y ha demandado su puesta en libertad inmediata y sin condiciones.

La fiscalía china anunció el año pasado que Kovrig había sido acusado por supuesto espionaje de secretos de estado e inteligencia, y Spavor por espiar presuntamente para una entidad extranjera y proporcionar secretos de estado ilegalmente. Oficialmente se desconoce el lugar dónde están retenidos ni en qué condiciones.

El arresto de Meng dañó gravemente la relación entre los dos países. Beijing ha condenado a otros dos canadienses a la pena capital y suspendió las importaciones de colza del país.

Estados Unidos acusa a Meng, directora financiera de Huawei Technologies, de utilizar una empresa pantalla de Hong Kong para engañar a los bancos y hacer negocios con Irán violando las sanciones de Washington.